EL OZONO EN LOS ACUARIOS Y PECERAS

Imagen

INTRODUCCIÓN:

El tratamiento del agua de los acuarios y peceras con Ozono es actualmente un proceso muy utilizado, que brinda un agua de óptima calidad en la práctica de piscicultura, favoreciendo específicamente en el cuidado y manutención de cualquiera de los tipos de peces que adornan nuestros acuarios.

Imagen

Desde hace muchos años es muy conocida la alta efectividad del Ozono y su efecto bactericida, inclusive para la depuración de aguas de consumo humano, ya que garantiza la purificación y obtención de aguas de magnífica pureza libre de bacterias, virus, hongos y parásitos.

La experiencia de su uso en piscicultura nos ha permitido conocer que un correcto uso de los generadores de Ozono logran que el agua de nuestros acuarios ostenten además magníficas características tales como:

  • Transparencia, 
  • Ausencia de color,
  • Propiedad organoléptica y química física,
  • Así como ausencia de cualquier tipo de residuo indeseable.

Su acción bactericida radica en que el Ozono es un agente oxidante muy poderoso, por ello su aplicación en el acuario mejora la efectividad del skimmer de proteínas y aumenta el potencial Redox (Oxidación-Reducción).

Mediante análisis realizado sobre la calidad del agua ozonizada, se ha comprobado que su aplicación aumenta la descomposición de los desechos orgánicos y Nitritos tóxicos (oxidación de los nitritos a nitratos) a la vez que baja el recuento de bacterias, disminuyendo así el riesgo de enfermedades para los peces.

Secundariamente también se logra eliminar los componentes que producen el color amarillo (turbidez) en el agua, permaneciendo de esta forma el agua cristalina.

Su uso se ha recomendado conjuntamente con otros sistemas depuradores convencionales empleados, como filtración por arena de coral y carbón activo convencional para que además de conseguir unos buenos resultados con este tratamiento, consigamos potenciar los efectos directos del Ozono sobre la calidad del agua, ya sea acuarios de agua dulce o salada.

Resumen de los beneficios que nos brinda el uso de generadores de Ozono para los acuarios:

  • Reducción de la turbidez del agua, ya que facilita la coagulación de la materia coloidal que normalmente no es retenida por los filtros.
  • Acción decolorante, unida a la anterior, proporciona un aspecto visual óptimo en cuanto a transparencia y cristalinidad.
  • Eliminación de olores desagradables.
  • Depuración del amoniaco y los nitritos.
  • Oxigenación adicional del agua circulante.
  • Oxidación de la materia orgánica del agua proveniente de los desechos y de los alimentos degradados, incluyendo a las toxinas, con lo cual se reduce su acumulación en los acuarios.
  • Destrucción de microorganismos patógenos: bacterias, hongos y virus, elevando así la calidad microbiológica del agua, por consiguiente se previenen las enfermedades en los peces y gastos en medicamentos.
  • Eliminación de algas que se adhieren al acuario, que atentan con su belleza y naturalidad.
  • Aumenta los rendimientos de los fraccionadores de espumas y de los filtros biológicos.
  • Ahorro importante en reactivos purificadores.

¿POR QUÉ UTILIZAR OZONO EN LOS ACUARIOS?

Una alta concentración de CO2 en el agua puede dificultar el consumo de oxígeno de los peces. Por ello es necesaria una aportación “extra” de oxígeno. La descomposición de los alimentos, la contaminación por las heces de los peces y todo el proceso biológico de su propia existencia, favorecen la contaminación del agua, siendo necesaria su continua re-circulación, filtración y desinfección para prevenir las enfermedades y mortalidad dentro del acuario.

Por otro lado el CO2 (dióxido de carbono) o el H2CO3 (ácido carbónico) es necesario para la vida de las plantas, las cuales lo obtienen de la energía solar (fotosíntesis).

Por ello, contar con un desinfectante natural como es el ozono disminuye en gran medida la aparición de enfermedades y por ende disminuye la mortalidad.

GENERADORES DE OZONO PARA USO EN LOS ACUARIOS.

Existen diversos tipos de generadores de Ozono para el tratamiento y purificación de las aguas y especialmente han sido diseñados infinidades de equipos dirigidos a este campo debido al incremento de las ventas y comercialización por diferentes empresas y campañas publicitarias.

Estos Generadores de Ozono en su instalación deben ser colocados por encima del nivel del agua para facilitar de este modo la impulsión del aire ozonizado.

Generalmente deben instalarse entre la bomba de aire y el acuario. Sin embargo, no es recomendable que vaya directamente al acuario en donde el gas podría entrar en contacto directo con los peces.

Lo ideal, por tanto, es colocarlo entre la bomba de aire y el skimmer de proteínas.

En base a nuestra experiencia, el verdadero secreto que permite alcanzar la óptima utilización de un generador de ozono radica en llegar a dominar las implicaciones de las distintas variables que debemos tener en cuenta para llevar a efecto su aplicación y de forma individual en cada caso.

VARIABLES A TENER EN CUENTA.

  1. Capacidad del acuario o pecera.
  2. El tipo de agua utilizada.
  3. Población de animales acuáticos que contenga tanto las peceras como los acuarios.
  4. Disolución y vida media del ozono en agua.
  5. Temperatura del agua.
  6. Concentración de Ozono que debemos aplicar.

1. Capacidad del Acuario o pecera.
La capacidad de los acuario o pecera se ha de expresar en litros como unidad de medida. La concentración de Ozono que podremos aplicar estará dada en miligramos por número de litros de agua calculada.

2. El tipo de agua utilizada.
Aunque realmente el agua del acuario no debe ser “agua vieja”, amarilla y mucho menos contaminada, ni debería llegar a hacerla, el Ozono es muy efectivo en limpiarla de todo tipo de contaminante y mantener sano un acuario aún super-poblado.

Se ha comprobado que el Ozono hace a los Skimmer de proteínas mucho más eficientes.

3. Población de animales.

Para el cálculo de la población ideal para un acuario no se considerará la altura del mismo, ya que el factor limitante es la cantidad de superficie de agua en contacto directo con el aire que determinará la capacidad de oxigenación del acuario. Por ello el cálculo se realiza sobre la base de 155 cm de superficie por cada 2,5 cm del pez en agua fría y 65 cm² de superficie por cada 2,5 cm de pez en agua templada.

En la medida de los peces no se considera la longitud de la aleta caudal, y para evitar problemas en un futuro es mejor considerar el tamaño que alcanzará el pez cuando sea adulto.

Esta variable modificará proporcionalmente en la medida en que esté más poblado el acuario, disminuyendo con mayor rapidez la concentración de Ozono en unidad de tiempo y por ello requerirá con mayor frecuencia su aplicación.

4. Disolución y vida media del Ozono en el agua.

El Ozono es inestable, muy volátil, y poco soluble en el agua, pero lo hace en comparación de 10 veces mayor que el oxígeno.
La vida media del Ozono en el agua es de alrededor de 30 minutos (a temperatura ambiente), lo que significa que cada media hora la concentración de Ozono será reducida a la mitad de su concentración inicial y será más rápida su descomposición en relación directa a los elementos disueltos en la misma, los contaminantes o materia orgánica. No deja residuos y favorece una mayor
oxigenación al agua. Además, un acuario con plantas sería susceptible de necesitar mayor concentración de ozono que otro que no lo tenga, debido a su metabolismo y descomposición.

5. Temperatura del agua:

Si la temperatura del agua es baja, favorece de una manera importante la acción germicida del Ozono (su tiempo de disolución es menor), con temperaturas más altas (la disolución es más rápida).

6. Concentración de Ozono que debemos aplicar.

La experiencia indica que debemos aplicar hasta 5 miligramos cada 50 litros de agua, siendo suficientes esta concentración en un acuario “normal”

Se recomienda graduar el tiempo de trabajo del generador de Ozono a:

  • A 10 mg/hora para un acuario marino de 100 litros.
  • A 5 mg/hora para uno de agua dulce de 100 litros.

Cuando se inicia la administración de Ozono, este debe ser de forma manual y lo ideal es incrementar el aporte gradualmente en un período de 14 días para que los habitantes se acostumbren a la mejor calidad del agua.

 

RESUMEN:

Por todo ello podemos concluir que la aplicación de Ozono para el cuidado de la vida en los acuarios y peceras representan una herramienta eficaz para preservar la salud de los peces y reducir su mortalidad.

Que al ser aplicado y disuelto en el agua no deja ningún producto (residuo) de descomposición pernicioso a la integridad de los huésped y vuelve a convertirse en inofensivo oxígeno en cuestión de minutos, dependiendo de la temperatura y el grado de contaminación existente.

Que debido a la corta vida media del Ozono, este deberá ser generado e inyectado por períodos intermitentes, a fin de garantizar por mayor tiempo su activa eficacia, pero sin sobrepasar las concentraciones de seguridad recomendadas para su aplicación, para no producir sobre-dosificación de Ozono, que podrían resultar tóxicas para los animales.

Se recomienda seguir las indicaciones del fabricante sobre la utilización de los generadores de Ozono correspondiente en cada caso.

Anuncios