LA OZONOTERAPIA EN LA IMPOTENCIA SEXUAL ERÉCTIL

impotencia-masculina-tratamiento-2-300x174pene

Impotencia sexual

Se habla de impotencia sexual para referirnos a la incapacidad continua o reiterada de mantener una erección suficiente para lograr satisfactoriamente la relación sexual. Generalmente el término disfunción eréctil es para referirse a este trastorno y diferenciarlo de otros problemas que obstaculizan el coito, tales como la falta de deseo sexual y los problemas con la eyaculación y el orgasmo

Esta impotencia sexual afecta a millones de hombres en todo el mundo y se considera que uno presenta esta impotencia cuando no logra conseguir o mantener la erección en más del 20 por ciento del tiempo.

La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil, es padecida por el 34% de los varones y, a partir de los 60 años 1 de cada 2 hombres tiene dificultad para conseguir mantener una buena erección durante el coito. Además, una impotencia sexual puede ir acompañada de otros síntomas, como son la falta de deseo o la eyaculación incontrolada. Todos pueden ser causa de inestabilidad emocional y física del hombre en el terreno sexual, generando una serie de inseguridades que irán en aumento si no se aplica un correcto tratamiento.

En la mayor parte de los casos la impotencia sexual tiene una causa física, como enfermedad, lesión o efectos colaterales de medicamentos o enfermedades. Por lo tanto cualquier trastorno que disminuye el flujo de sangre en el pene puede causar impotencia sexual.

Normalmente se habla de que la edad genera aumentos en la incidencia de la impotencia sexual. Alrededor del 5% de los varones a los 40 años y entre el 15 y 25 % de los varones a los 65 años experimentan impotencia sexual. Aun así, no es una parte inevitable del envejecimiento y de algunas épocas de estrés o de descenso hormonal acusado, por lo que podemos actuar en su prevención. Es importante perder el miedo al tratamiento, pues es más fácil de lo que se cree. Cuanto antes se trate la disfunción, antes se cura.

Se conoce como erección al estado en el que el pene se vuelve rígido y aumenta de tamaño, debido a que su tejido interno (Cuerpos cavernosos) se llena de sangre. Las erecciones suelen ser consecuencia de la Excitación sexual, aunque también se presenta en ocasiones en las que no existe estimulación táctil ni psicológica.

El mecanismo primario que hace posible una erección es la dilatación de las pene2Arterias que suministran sangre al pene, las cuales permiten de esta manera el paso de más sangre para llenar el tejido esponjoso y Eréctil de las tres cámaras internas, causando aumento en el tamaño del pene y rigidez en el mismo.

El tejido eréctil, ya ensanchado, presiona las Venas, impidiéndoles llevarse demasiada sangre. Es mayor la cantidad de líquido que entra al pene que la que sale del mismo, hasta que se alcanza un equilibrio, en el que fluye el mismo volumen de sangre a través de las arterias dilatadas que a través de las venas comprimidas. Por ello, el tamaño definitivo en erección del pene no se alcanza sino hasta que se llega a dicho equilibrio

De esta forma, un bloqueo de las arterias, una incapacidad de los vasos sanguíneos del pene para almacenar la sangre o un problema en los nervios del pene o área pelviana dan lugar a la impotencia sexual. También se puede producir por otras disfunciones fisiológicas (deficientes niveles de hormona masculina).

Acompañando esto último, también hay enfermedades que colaboran a la impotencia sexual. Ejemplos de ellas son: diabetes, esclerosis múltiple, enfermedades del riñón, ateroesclerosis, enfermedad vascular, enfermedad neurológica y alcoholismo crónico y el tabaquismo.

¿Por qué una buena manera de tratar a la impotencia sexual es mediante la ozonoterapia ?

Porque en la ozonoterapia, es utilizada una mezcla de oxigeno-ozono, este gas  empleado, tiene propiedades que logran aumentar el suministro de oxígeno a los tejidos.

Ha sido comprobado mediante estudios científicos que la típica aglomeración de los glóbulos rojos (Eritrocitos) en las enfermedades arteriales oclusivas, es revertida por la ozonoterapia mediante cambios en las cargas eléctricas de la membrana del eritrocito. Esta regeneración de las condiciones eléctricas normales de la membrana propicia recuperar la flexibilidad y plasticidad de los eritrocitos mejorando de esta forma, las propiedades reológicas de la sangre, lo cual favorece consecuentemente el transporte de oxígeno y por ende,  mejora la circulación sanguínea,  llegando a poner  punto final a uno de los principales problemas que dan lugar a la impotencia sexual.

De forma más tardía, las especies reactivas del oxígeno que crea el ozono en el interior del organismo, al paso de estos  por el interior de los vasos sanguíneos, va a regular el óxido Nítrico (NO) gas que favorece la regeneración del endotelio vascular que ha sido afectados por enfermedades degenerativas o propias del envejecimiento.

Anuncios